La ETICA importa: es el pilar fundamental de nuestro trabajo.

El paciente que confía a nuestros profesionales su deseo de tener un hijo es retribuido con honestidad y ética médica. El camino que se recorre en la búsqueda de un hijo es a veces largo y doloroso: los tratamientos de fertilidad no tienen una tasa de éxito del 100% y deben enfrentarse resultados adversos. Sin embargo, para que el paciente se encamine hacia la solución más adecuada para su caso particular y para evitar repetidos tratamientos infructuosos, es importante que el profesional médico sea honesto, transparente y claro en la información que brinda.

La verdad médica evita frustraciones, esperas y gastos innecesarios y debe ser el punto de partida de todo tratamiento.

Por ello, nuestros pacientes conocen detalladamente los estudios diagnósticos y los tratamientos que realizan, recibiendo información apropiada para comprender cuál es su situación médica y cuál el tratamiento adecuado.

Nuestro compromiso ético es la sinceridad en el diagnóstico y en cada etapa del tratamiento, brindando información precisa y detallada sobre las chances de éxito y las posibilidades terapéuticas.

El respeto por las instancias legales es parte de la calidad de nuestros procesos: la firma de consentimientos informados en cada etapa del tratamiento adaptados a las exigencias del Nuevo Código Civil y Comercial garantiza el respeto por la voluntad de los pacientes y evita la conflictividad legal posterior.