Vivencia de la Infertilidad

Afrontar el diagnóstico de infertilidad puede resultar dificil y doloroso, conduciendo a una crisis vital.

Dicha crisis causa dificultades a nivel interpersonal, con sentimientos de culpa, baja autoestima, sensación de incompletud; a nivel pareja, creando dificultades en la relación con el/la compañero/a; a nivel social, en la dificultad de compartir la situación con familia y amigos, y sentirse desplazados de ciertos círculos sociales; como así también a nivel laboral, por la disminución del rendimiento que puede ocasionar un estado de dificultad emocional y por el tiempo que demandan los tratamientos, en el caso que decidan realizarlos.

Actualmente los Tratamientos de Reproducción Asistida de baja y alta complejidad brindan a las parejas, que sufren algún tipo de problema de infertilidad, la posibilidad de ser padres. No obstante, surgen inseguridades, estrés, preocupaciones, miedos, cuestionamientos éticos y religiosos. Es decir, que junto con la solución pueden generarse conflictos inherentes a su elección.

Es justamente allí donde el Área de Psicología de SARESA ofrece un espacio propicio para pensar y discutir sobre esta situación, procurando colaborar en la toma de decisiones, sin que los pacientes cedan su lugar de protagonistas y hacedores de su historia. Brindamos un apoyo psicológico y una contención emocional a los pacientes, para mejorar sus condiciones y experiencias al participar de los distintos tratamientos.

Principales funciones
  • Evaluación psicológica.
  • Intervención Psicoterapéutica.
  • Apoyo psicoeducacional.
  • Interconsultas con el equipo médico.

La consulta psicológica

Es importante que los pacientes logren una estabilidad emocional y tengan una actitud positiva hacia los tratamientos para mejorar las probabilidades de concepción.


En SARESA consideramos muy importante que nuestros pacientes participen de las consultas psicológicas desde un primer momento.

Nuestros servicios están dirigidos a:
  • Todas las parejas que deciden realizar tratamiento de reproducción asistida, especialmente en los de alta complejidad, acompañándolos durante todo el proceso.
  • Las pacientes que padecen abortos recurrentes.
  • Las pacientes que presentan falla ovárica prematura.
  • Las parejas que deben plantearse como solución a su problema de infertilidad otros modos de paternaje, por ej. ovodonación, adopción, o decidiendo una vida sin hijos.
  • Las parejas que logren embarazos por medio de las Técnicas de Reproducción Asistida, ya que suele presentarse mayor vulnerabilidad emocional por las dificultades vivenciadas para la concreción del mismo.
  • En los casos de embarazos múltiples, por sus riesgos y por lo que implica la atención de mas de un bebé al mismo tiempo en la vida diaria de la pareja y su entorno, como así también la implicancia económica de esta situación.

Modalidad de Trabajo

Normalmente, se realizan una serie de entrevistas tanto con la pareja como individuales. En la primera entrevista se toma conocimiento de la historia de cada pareja en relación a la infertilidad y en las subsiguientes se inicia el proceso de apoyo.

Objetivos:
  • Favorecer la comprensión de la información sobre las prácticas médicas que se llevarán a cabo.
  • Encontrar y poner en funcionamiento mecanismos de adaptación apropiados para la situación que atraviesan.
  • Ayudar en la toma de decisiones, (crío-preservación, donación de gametas, etc.), en cada etapa del tratamiento.
  • Minimizar los niveles de stress.
  • Manejar saludablemente la relación con el entorno (flia, trabajo, amigos, etc.).
  • Preparar a las pacientes psicológica y físicamente para recibir la medicación indicada.
  • Realizar psicoprofilaxis quirúrgica.
  • Trabajar sobre el impacto que tiene la situación de infertilidad y los tratamientos en la relación de pareja.
  • Ayudar a elaborar “duelos”.Poder decidir “no más intentos”, cuando la situación así lo requiera, considerando otros modos de paternaje.
Resultados
  • Facilita la adaptación de las parejas a los distintos Tratamientos de Reproducción Asistida.
  • Mejora las condiciones emocionales y psicológicas de los pacientes.
  • Facilita la comunicación entre los miembros de la pareja y de ésta con el equipo médico.
  • Permite a los pacientes tomar decisiones con responsabilidad y compromiso.
  • Aumenta la sensación de seguridad y disminuye temores relacionados a los procedimientos médicos.
  • Minimiza los pensamientos negativos relacionados a resultados no favorables del tratamiento.