La obesidad y la subnutrición son causales de infertilidad. Un peso adecuado es necesario para lograr el embarazo y para su desarrollo sin complicaciones. La diabetes gestacional y la hipertensión son posibles factores de riesgo si la mujer embarazada presenta sobrepeso.

Una alimentación adecuada ayuda a mejorar la fertilidad: mejora la capacidad para ovular, la calidad espermática y la condición de los órganos reproductores. También ayuda a equilibrar hormonas femeninas y masculinas.

No se trata solamente de comer sano, sino de elegir los alimentos que pueden incidir en nuestra fertilidad.

En SARESA proponemos planes alimentarios que se adaptan a las necesidades calóricas de cada caso, aportando los macro y micronutrientes específicos para mejorar la fertilidad del paciente.

 

sobrepeso-embarazo