El equilibrio hormonal es fundamental en el éxito de un tratamiento de reproducción. Muchas veces, basta con ordenar los valores hormonales de la paciente para que logre el embarazo. El balance hormonal es importante desde el punto de vista reproductivo pero también para la salud general de la paciente. Una vez logrado el embarazo, el control periódico es esencial para la salud de la madre y su bebé.

La patología tiroidea causa infertilidad, abortos espontáneos, preclampsia y parto prematuro. Está asociada a anovulación, trastornos del ciclo menstrual y al síndrome de ovario poliquístico.